¿Qué hacer ante el mal olor de un desagüe?

El mal olor es un efectivo indicador de problemas en la cañería, pero, aunque desagradable, es su mejor aliado a la hora de detectar atascos en su vivienda.

Quédese con nosotros para explicarle el modo de reducir el mal olor una vez que aparece.

El origen del mal olor en las tuberías

El mal olor que se cuela desde la cañería hasta el interior de la casa es el resultado de la acumulación de desperdicios domésticos. Cuando no se tiene en cuenta cómo se desechan los residuos por las tuberías de la casa y más que eso, se hace un uso indebido de la red, ocurren problemas de este tipo.

El uso excesivo de detergentes, jabones y champús, los que, cada día son más concentrados, engrosa la capa sólida residual que atasca el sistema de saneamiento. Los químicos con los que se fabrican estos productos, en su degradación, son amigos del desprendimiento de los malos olores.

Con el paso de los años el sellado de las tuberías que parten del retrete, los fregaderos y lavabos, se deterioran, como resultado, dan lugar al olor que expide la insalubridad.

Cuando las tuberías son muy viejas y tienen ciertos desperfectos son proclives a las fugas y los estancamientos, otras de las causas que hacen pesado el aire dentro del hogar.

Los restos de alimentos, papeles, pelos y demás residuos que van a parar de manera abusiva a la cañería forman la capa gruesa que produce el taponamiento y la raíz del mal olor.

Soluciones al mal olor en un desagüe

Para solucionar el mal olor dentro de su vivienda lo primero es revertir los malos hábitos de vida que puedan tener usted y su familia, aquellos que favorecen la obstrucción de la red por donde el agua debe fluir con total libertad.

Instale filtros en los fregaderos y lavabos que impidan el paso de residuos sólidos, recoja de la rejilla de su bañera después que se baña y no vierta papeles dentro del retrete. Estas simples medidas lo ayudarán en su batalla.

Cuando sienta un olor desagradable dentro de su morada como de cañería o fosa séptica, vaya directamente a revisar los sifones. Los sanitarios cuentan con un sifón en su parte inferior donde suele producirse el atasco. Por lo general, este elemento está compuesto por un conjunto de tubos blancos con una tuerca inferior. Afloje esta tuerca girándola hacia la izquierda y cuando abra el sifón saque los residuos que la corriente de agua no pudo arrastrar. Ponga otra vez la tuerca y gírela hacia la derecha. Si el mal olor provenía del sifón inmediatamente desaparecerá.

Si a usted le gusta usar productos químicos póngase guantes para proteger sus manos y su salud y vierta un poco de líquido desatascador por la tubería, espere unos minutos y eche agua a presión para que arrastre la suciedad que el producto deberá haber suavizado.

Cuando el olor persista contacte un servicio de fontanería como el nuestro para librarlo de esta incomodidad. En desatascos salamanca lo esperamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *